>

¿Qué es una alimentación saludable?

alimentación saludable


No todo el mundo coincide en la respuesta a esta pregunta. Lo que parece claro es que definitivamente la forma en que nos alimentamos influye de manera importante en nuestra salud.

Parece que en esta cuestión hay muchos factores que intervienen y, a veces, algunas informaciones que nos llegan no son del todo exactas. Porque comer saludablemente no significa sólo ingerir alimentos con poca grasa, poco azúcar o bajos en calorías. También implica hacer comidas bien elaboradas, variadas, adaptadas a nuestras necesidades, con ingredientes naturales y en dosis razonables.

Según el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas una alimentación saludable es aquella que permite alcanzar y mantener un funcionamiento óptimo del organismo, conservar o establecer la salud, disminuir el riesgo de padecer enfermedades, asegurar la reproducción, la gestación y la lactancia, y que promueve un crecimiento y desarrollo óptimos. Debe ser satisfactoria, suficiente, completa, equilibrada, armónica, segura, adaptada, sostenible y asequible.

Según esta definición de GREP-AEDN las características principales de una alimentación saludable son:
Satisfactoria: agradable y sensorialmente placentera.
Suficiente: que cubra las necesidades de energía, en función de las necesidades de las diferentes etapas o circunstancias de la vida.
Completa: que contenga todos los nutrientes que necesita el organismo y en cantidades adecuadas.
Equilibrada: con una mayor presencia de una amplia variedad de alimentos frescos y de origen principalmente vegetal, y con una escasa o nula presencia tanto de bebidas alcohólicas como de alimentos con baja calidad nutricional.
Armónica: con un equilibrio proporcional de los macronutrientes que la integran.
Segura: sin dosis de contaminantes biológicos o químicos que superen los límites de seguridad establecidos por las autoridades competentes, o exenta de tóxicos o contaminantes físicos, químicos o biológicos que puedan resultar nocivos para individuos sensibles.
Adaptada: que se adapte a las características individuales (situación fisiológica y/o fisiopatológica), sociales, culturales y del entorno del individuo.
Sostenible: que su contribución al cambio climático sea la menor posible y que priorice los productos autóctonos.
Asequible: que permita la interacción social y la convivencia y que sea económicamente viable para el individuo.

Tenemos que tener en cuenta que para que la comida pueda ser disfrutada como merece debe ser una experiencia activa y consciente y, aunque los excesos no son buenos, la alimentación no tiene porque convertirse en acto lleno de privaciones.

1 comentario:

  1. Lo suscribo todo de principio a fin. Me gusta en el apartado de "sostenible" lo de priorizar los productos autóctonos ya que ahora hay tantas tendencia a pensar que productos tradicionales en la alimentación china o japonesa por ejemplo, son mejores para nosotros que los que tenemos a nuestro alcance y forman parte de nuestra cultura alimenticia.
    Buen trabajo, como siempre. Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...